Universidad de Cuenca aporta a mejora de sistemas eléctricos!!

Juan Leonardo Espinoza, coordinador del grupo Sistemas de Energía Eléctrica, explica el funcionamiento del laboratorio.

El Mercurio. 29 de Septiembre de 2018. Pese a que con la construcción de varias centrales hidroeléctricas se fortaleció la capacidad energética del Ecuador en los últimos años, no se puede pensar que todo está solucionado, en este sentido la Universidad de Cuenca impulsa una fuerte línea de investigación de las energías convencionales, no convencionales y alternativas a través de la Facultad de Ingeniería.

Para el efecto, con el apoyo de la cooperación española, la universidad creó el Centro de Energía Balzay, en el que el grupo Sistemas de Energía Eléctrica lleva adelante múltiples investigaciones para optimizar los sistemas convencionales existentes y generar alternativas viables a través de los sistemas no convencionales, expresó el coordinador del grupo Juan Leonardo Espinoza.

El Centro de Energía Balzay concentra equipos alternativos que tranquilamente pueden abastecer de electricidad, en forma permanente, a pequeñas parroquias rurales como Santa Ana o Llacao, de acuerdo al técnico.

Su grupo trabaja en Sistemas Eléctricos de Potencia (generación, transmisión y distribución de energía) que es la línea más fuerte; Electromovilidad que indaga sobre el comportamiento de los vehículos eléctricos, rendimientos, posibles efectos del incremento masivo de estos vechículos en las redes eléctricas; y Energías Renovables.

Hay dos grupos de energías renovables, las Convencionales que ponen en un sitial destacado a la hidroelectricidad, y las no convencionales entre las que están los proyectos eólicos, como el de Villonaco, Loja, y los de Galápagos. En Huascachaca, Santa Isabel, Elecaustro construye un proyecto tres veces más grande que el de Villonaco.

En este grupo también ingresan los proyectos de biogas producido por la descomposición de la basura, un ejemplo es la planta eléctrica de la EMAC.

Mención especial dentro de las energías renovables merece la energía solar, abundante e infinita si se considera las edades del cosmos.

Tiene un potencial enorme porque está en todos los rincones del planeta y mucho más en Ecuador que se encuentra en el centro de la Tierra, sin embargo una de las barreras principales para el acceso a esta energía son los costos de las tecnologías, aunque en la actualidad se han reducido bastante.

Al momento la energía solar fotovoltaica es la de mayor crecimiento en el mundo, gracias a la acción de China que masifica la producción de estos sistemas, con ello se puede decir que estamos a la puerta de una transformación decisiva de la matriz energética en los países, dando la posibilidad a todos los ciudadanos a autoabastecerse de energía, por su puesto dentro de adecuados marcos regulatorios, señaló Espinoza.

Alemania es un ejemplo de crecimiento de este sistema energético, Estados Unidos también impulsa importantes avances; en Ecuador hay pequeños ejemplos en Loja, Imbabura y otros lugares. (MCM) (I)

Enlace directo a la noticia.

Comparta el artículo

También te podría gustar...